La crisis financiera de 2008 en Rusia

La crisis financiera de 2008 en RusiaRIA / Roman Galkin

La quiebra el 15 de septiembre de 2008 del banco estadounidense Lehman Brothers dinamitó la economía global y Rusia no se quedó al margen. La crisis financiera, que el país más extenso del mundo consiguió pasar con éxito, se denomina también crisis de liquidez.

Las causas de la crisis

Hasta el año 2008 las instituciones financieras rusas atraían activamente préstamos occidentales empeñando valores. Los inversores y entidades financieras a su vez adquirían los títulos rusos y los vendían.

La propagación de la crisis en EE. UU. y Europa provocó un traslado de capitales y Rusia perdió una cantidad considerable de activos, lo que llevó a la disminución del valor de los títulos, que eran clave en la obtención de créditos.

La dependencia de los créditos occidentales por parte de empresas rusas, la dificultad de obtención de nuevos préstamos y la disminución del precio de petróleo fueron las razones principales de la crisis.

Las consecuencias de la crisis

Al igual que el resto del mundo, Rusia también sufrió la crisis. La economía del país, seriamente afectada, se contrajo en 2009 el 7,9%, después de haber registrado un crecimiento del 5,6% en 2008, según datos provisionales divulgados por la agencia rusa de estadísticas Rosstat.

A esta situación se añadió la caída de las cotizaciones mundiales de los hidrocarburos, que representan el 60% de los ingresos por exportación.

El brusco descenso de la actividad económica afectó considerablemente a los sectores de servicios públicos y sociales, en los que la contracción del Producto Interior Bruto (PIB) fue del 18,3%; a la construcción, con un 16,4% menos; y a la hostelería y restauración, con una bajada del 15,4%.

Además, los datos del desempleo durante la crisis financiera fueron también descorazonadores. La cifra oficial de desocupados alcanzó los 2,2 millones de personas.

Los programas de créditos para personas físicas y bancos se redujeron y las tasas de interés aumentaron, lo que agravó la situación tanto de aquellos que deseaban solicitar créditos como de los que ya habían contraído alguno.

Como resultado, se observó una disminución general de la demanda de bienes y servicios, recesión, despidos generales y la transición de una crisis de liquidez a una económica.

Pero Rusia sale de la recesión a ritmo acelerado y el crecimiento económico casi alcanzó el nivel pronosticado por las autoridades del país, según informó el presidente, Dmitri Medvédev. "Salimos de la crisis muy rápidamente. Ahora tenemos casi un 4% [de aumento del PIB]", señaló el mandatario ruso. El crecimiento del PIB en el primer trimestre de 2010 llegó a un 2,9%. En total en 2010 el PIB creció en el 4%.

El PIB de Rusia en octubre de 2010 aumentó un 0,9% en comparación con septiembre del mismo año, "más de lo que se esperaba", según confirmó la ministra de Desarrollo Económico, Elvira Nabiúlina.

Rambler's Top100